RETRATOS CALLEJEROS

"LOS JEFECILLOS Y LA REUNIONITIS"

Hoy voy a escribir sobre unos de los males que veo que aquejan a este país llamado España, si es que se puede considerar un país al uso ( comunidades que se sientan orgullosos de una unidad nacional).  No, un retrato social como en los capítulos anteriores sino un fenómeno social. 

Hay muchos  problemas , que pueden ser polémicos y de controversia : corrupción,  descoordinación ; y por otro lado  creo que  somos bastante creativos, imaginativos, con tesón y con bastante poder de superación , aunque siempre al límite cuando no hay más "bemoles.  Pero el que hoy quiero ocupar y "tocar" quizá  sea un poco más vulgar, menos profundo y filosófico.

Es la que llamo yo: "problema de reunionitis". En este país que hablamos  vulgarmente de los   " currelas " . Los que podemos considerar "obreros/currelas" hay los menos posibles,  ( y si podemos abusar de los de fuera mejor, aunque luego les demos de todo)  y lo que hay mucho y en desarrollo continuo es "el jefecillo". Es decir, esas personas que están en la cadena de producción entre el "jefe o director" supremo y los que ejecutan los proyectos en su más baja escala , o sea los "marrones" o el que de verdad lleva el día a día de un proyecto.

Hay una gran cantidad de "jefecillos" que quedan entre ellos en multitud de reuniones que les llevan la mayoría de las horas de las jornadas laborales para se supone solucionar los problemas productivos y económicos de una empresa, mientras los "currelas" trabajan las 8 horas del día, y horas extras si se necesitan.

En resumen el "mal de la reunionitis" es tocarse las bolas mientas se suponen que solucionan el mundo, y que en realidad no arreglan nada, si acaso, su sueldo y la manera de explotar más al que está por debajo.

En otros países no sé cómo se dará pero en España, la "reunionitis" campa a sus anchas. Es como me comentó una amiga en una conversación recientemente: "En el extranjero en una barca , que representa a la empresa, hay un nº de remeros mientras el timonel o sea el jefe vocifera y da órdenes en la proa del barco", en España, " hay uno remando y hay un nº de gente ordenando cómo hay que remar", pues esa es la metáfora de este país.

Y además del ejemplo que me dijeron de la barca, yo apuntaría a los propios políticos  españoles . Aunque la corrupción desgraciadamente se da en todos los países, 

En España , desde tiempos inmemoriales destacamos por el mayor número de "jefecillos" que se pasan las horas reunidos y deliberando para no solucionar nada, y para más inri , en vez de jugarse su dinero como en una empresa, gestionan el dinero que no es suyo.

Es como si le diéramos el dinero de nuestro esfuerzo al gitano vecino de arriba para que nos lo gestione pensando en que nos lo va a devolver y encima con intereses. La llevamos "cruda". Dirán ...¡¡ Cómo puedes hacer ese tipo de comparaciones !!, Sólo hay que revisar la prensa actual para llegar a una conclusión igual o incluso peor.

Y otros me dirán ,  ¡¡ que racista  !! , qué se vengan a mi barrio donde he convivido con ellos durante años y ahora con rumanos.

Bueno no quiero tomar una senda demasiado seria. Sólo quería escribir sobre una cosa que me molesta muchísmo " la reunionitis" esa especie de manía que tienen "los jefecillos" de reunirse para evaluar la empresa  y no sé todavía para qué, cuando los problemas de la empresa siguen existiendo, pues nada a por el "ERE".

FUERA LA "REUNIONITIS" Viva el trabajo bien hecho y en equipo!!!! 

Últimamente me llaman en algunos círculos " el polémicas " , me encanta, pasar por el mundo dándome todo igual, aunque sea para quejarme, me resultaría un poco triste....

Este texto lo escribí en el año 2009. Hoy releo y publico este texto en mi web y no sólo la confirmo , sino que la firmo y sólo hay que echar un vistazo en cómo esta el país.

Recortamos de todo, y, sobre todo, los “jefecillos” siguen ahí, con sus reuniones eternas….