LOS VIENTOS CAMBIAN
 
Las aguas del río juvenil pasan raudas
apasionadas y siempre desenfrenadas,
las sensaciones saturadas y poco cautas
y se vive sin pensar en nada.
 
Los tiempos cambian y la brújula también
las tormentas acechan el velamen,
hay que fortalecer bien el casco,
el de papel y celofán ya no vale.
 
Son trayectos de coraza de acero,
de mente clara y morrión encajado,
la pasión de la entrepierna,
va pasando al de hacha afilado
 
Los años no pasan en balde,
y el cuerpo debe estar entrenado,
pero aún más la mente,
y el corazón bien pertrechado.
 
Los años de poesías a "Dulcineas"
pasan a escritos de lucha y pasión,
esperando que no se espera,
que la historia no nos de el revolcón.
 
Mezcla de positivismo y negación,
de que todo valga de frenazo,
a este mundo sin vocación,
de querer arreglar las cosas,
y la Luna no se tiña de color.
 
Los vientos rolan de dirección,
pero siempre hace delante,
aunque haya que tirarse,
a las aguas del Rubicón

Boni (08/08/2018)