CAPITULO II: "EL SPRAY DE LA FIFA"- EL CORREDOR COJO- EL DIABLO COJUELO

Hola. Estoy depre. Llevo años tratando de emanciparme de mi mamá. '¡¡No vayas hijo, que eres cojo!!, ¡No vayas hijo, que con tu cojera…!'. En fin esas cosas, de madre a hijo. Cuando tenía un triciclo me animaba a ir como un 'fitipaldi', y ahora me viene con éstas. La chica del tercero no me quiere, porque soy cojo, al carajo… Y cuando por fin le echo valor y le digo 'con Dios', me voy a los sanfermines, meto la pata. Un cojo, metiendo la pata...

Todo iba bien: 
'¡Pamplonesas, pamploneses!, ¡Viva y Gora San Fermín!', las ikurriñas, lospresoak, y esas cosas que se ven dando un garbeo por la multitud. Por cierto, que es como se ve en la tele, de carne y hueso.

Me entero en Estafeta, que este año quieren controlar ‘la violencia sexual’. Me cogió una chica de  la mano y me dice 
‘toca, toca que  no muerde’… '¡Es que a lo mejor me multan, muchacha!'...  Es gracioso que en uno de los países más corruptos del planeta, vengamos ahora con este puritanismo barato.  Aunque reconozco que el género masculino a veces se pasa de la raya. ¡Siempre pagando justos por pecadores!
 
Y hablando de rayas. Por aquí ha debido pasar la 
FIFA, ahora me entero que no van a estar los policías locales controlando en la cuesta de Santo Domingo, que van a poner una línea, como en el Mundial de fútbol. Me veo a un tipo con el spray por el suelo. La raya es roja, mamá, no te apures. Roja. No de las otras.

Me  paso por la
 Fuente de la Navarrería, y sigo viendo estrellándose extranjeros en el suelo, y lo que les gusta a estos tirarse de las alturas. Si no hay balcón, todo vale.

Pero les decía que estoy depre, que resulta que no he corrido el encierro. Mira que me lo he repetido mil veces: ¡Tu, tranqui, Boni, a descansar y engrasar la pierna, nada de fiestas, que aquí es muy fácil caer! Va y caigo en los efectos del efecto: me he quedado dormido. Me cogí una borrachera monumental por la noche y acabé haciendo una carrera de caracoles, con una pareja de sexo colateral, o eso creo. Barba no tenía, a lo 
Conchita Wurst… Pero de mañana no pasa, amiguetes.