CAPITULO III: "ME PASÉ DE LA RAYA"- EL CORREDOR COJO- EL DIABLO COJUELO

Sigo depre. De verdad que mi intención no es amargaros las fiestas con mi diario, pero otra vez no he podido correr el encierro. Las horas antes de correr,  en Pamplona, te puede pasar de todo. Hoy he visto el encierro desde un bar, tomándome una tila y un almax.

Ayer fue tal la merendola que me dí con las peñas, en la corrida de toros, que tuve que ser atendido por la Cruz Roja. No sé si habrán encontrado muchos casos que hayan tenido que atender por intoxicación alimenticia.En la corrida de toros se ponen de chistorraza, huevos fritos, choricitos, morcilla, regado con vino, cerveza, cubalibres etc., etc., etc. ¡Pero cómo te lo pasas! Es una mezcla entre toros y fútbol, con sus himnos, con sus tifos, con sus banderas. ¡Una pasada!

Parece que no se enteran de nada, pero aquí no gusta que el torero falle a espadas. Así pasó ayer, que los picadores y los toreros anduvieron más finos que la leche. Para que luego hablen de Madrid. Aquí gusta el torero bullidor, corajudo. ¡Cómo estuvo ese Abellán!, con su cojera, me puso las pilas a tope para el encierro y mira dónde estoy mamá, tomándome una tilita, en San Fermín, tiene narices.

Por cierto, ayer ya alguno se pasó de la raya, no de beber, que de esos hay muchos. A un inglés, le multaron con 200 euros por pasarse de la raya del encierro. Me veo a alguno empujando al colega para joderle el bolsillo. ¡En la línea, no, no, por una de las piernas, posición antirreglamentaria! Los mozos van a tener que cantar: 'A San Fermín pedimos por ser nuestro patrón, nos guíe en el encierro, y no nos caiga un multón'

Mamá, de mañana no pasa, ya no me puede pasar más: borrachera, intoxicación. A correr, que ahora no hay mucha masificación, y por la noche, a ver si pillo alguna extranjera, que hay que ser paquete para no ligar aquí. ¡Hasta mañana, amiguetes!