LA DESIDIA

Todos tenemos el derecho de protestar,
sentirnos apaleados y menospreciados,
y cagarnos en los demás,
pero tampoco ponemos los remedios,
ni peleamos por mejorar,
simplemente el pataleo como los niños,
al comprobar, que nos la han metido,
sin vaselina y sin piedad.

El que lucha y se preocupa,
a veces, no es mucho mejor,
porque siempre es poco,
lo que se puede hacer,
no es por quedar mejor o merecer,
pero lo que está claro es,
que si no luchas no te quejes,
el que se aprovecha,
es el que se lo merece,
porque tu le dejas, que te engañe
y te desprecie!!

Boni, 28 de mayo 2018