José Mourinho está claro que es una figura controvertida, carismática, un ganador.

Controvertido porque a nadie le deja indiferente, muchos son los que le siguen de manera enfervorecida, clara, firme, y también cuenta con un nutrido grupo de gente que le odia, o le tiene en poca estima. No conoce el gris. O blanco o negro. Así es el personaje, la persona y sus seguidores.

El propio José (persona, individuo, ser humano) ha repetido en varias ocasiones que “José Mourinho” es un personaje, que muy pocas veces muestra cómo es en realidad. Su dureza y crudeza en las declaraciones , por lo visto, esconde un gran amigo de sus amigos, un ser solidario, amante de su hogar, tímido, reservado y creyente de Dios. Desde luego, muy distinto a lo que ofrece en la vida pública: engallado, soberbio, prepotente, directo, egoísta, avaricioso, ladino y envidioso. Una de dos, o es cierto, y nos tiene a todos engañados, o estamos ante un claro caso de Dr.Jekyll y Mr.Hyde, que ni él mismo conoce su lado oscuro, y cree que es un bendito ser humano.

Lo que sí esta claro es que está doble faceta, en sí mismas, son atractivas. Para sus amigos y familiares, porque debe ser una muy bella persona, y para sus jugadores y profesionalmente, porque esa demencia en sus "maneras oscuras"- para más inri suele ir de negro- le ha acarreado no pocos éxitos profesionales. Ha vendido su alma al diablo.

Lo que también es indiscutible, y eso es lo que más me gusta y me ata a este hombre, es que habla las cosas muy claras, y directas, aunque visto lo visto, hasta eso se ha acartonado, y ya no es tanto el oro como antes relucía- medias verdades, odia a Casillas, pero no lo reconoce públicamente, o Pepe se contaba entre sus mayores amigos o los portugueses, y no parece tanto-

Nos gustaba su antibarcelonismo, pero a poco, que se rasca , y se sabe que se va a otro equipo, puede que se le vean las costuras, no esperando muchos meses.

Nos ataba su lucha contra el hipócrita de Pep Guardiola, chocaba directamente contra la falsa compostura del catalán, que siendo un muy mal perdedor, envidioso e hipócrita, hacía creer, por menos, que se había ordenado sacerdote, dando parabienes a todos sus rivales. Claro está, ganando. Ah!, perdiendo, le hizo irse a la primera de cambio, queriendo echar a varios jugadores, después de contratar a detectives privados para que les investigaran, utilizando los más bajos métodos. ¡¡ Ay de esas personas que parecen que no han roto un plato en su vida, que me aparten de ellos ¡!, no me fío.

Me ataba a él, y me sigue atando, que era el jefe del vestuario. Un hombre que en teoría quería el bien del Real Madrid, y nos alejaba del “vedettismo” de tanta estrellita y vago que ha poblado, cada vez más, el vestuario de nuestro amado Real Madrid.

Sigo defendiendo que el líder del Real Madrid debe ser el entrenador. No debe ser ni el adjunto del adjunto que se inventó Florentino Pérez - el mercenario Valdano- , ni el adjunto del director, del comité de la dirección del presidente, cargos y “melonadas” que se han dado mucho en nuestro país en estos últimos años, para “llevárselo crudo” y cuando hay problemas, nadie tenga la culpa.

Últimamente, su liderazgo en el vestuario ya no es tal, entre otras cosas porque saben muchos que se va en Junio del 2013, si no estarían achantados bajo las trincheras. Al parecer, los únicos que no le siguieron, y se enfrentaron desde un comienzo, fue el damnificado Casillas, Ramos, Özil, Di María….
 

 


Quizá también porque les dijo cuatro verdades. En realidad, muchas cosas de vestuario, que no sabemos y qué no deberían saberse, a no ser que haya “topos”. Sí ese “joputa” personaje que va “canturreando” a la prensa, lo que pasa o deja de pasar en un vestuario, que debe ser SAGRADO

Al parecer , este topo ha sido Casillas, que puede que sea verdad, y esto es lo que tiene mosqueado a parte del madridismo. No por otra cosa, que su querida novia es periodista,- y locuelamente sirvió de altavoz, de las grandes desavenencias del vestuario, Puede que fuera verdad, pero no hace falta que se diga, y menos la novia de tu capitán. O por esa portada de Marca, que, a todas luces, era de fuente veraz.
 Por este lado, si es así, estoy con Mourinho, se llame Casillas, o Sta. Teresa de Jesús.

Volviendo al cogollo de la cuestión y de la figura que nos ocupa: Mourinho.

Teniendo ya la certeza que se va en Junio del 2013, a los madridistas de corazón, de lo que me siento orgulloso, José Mourinho pudo ser mucho para el madridismo (dedo en el ojo, inclusive, pero a Guardiola, se quedó a mitad de camino: qué pintaba ahí Vilanova, si seguro que ni "pinchó ni cortó"), y se ha quedado en nada. Balas de fogeo. Papel mojado. Pudo ser nuesto líder (con menos ruido y más nueces), y se quedó en nada.

Para el madridista sera un “bluff”, una superpibona, que cuando se desnudó se quedó en todo silicona y encima deshinchada.

De lo que quiso aparentar (su gran madridismo). Todo fachada. Así que sus guerras ya no van con nosotros. Que sus tempestades formen borrasca hacia las islas británicas, y que nos deje tranquilos, intentando perseverar en nuestra lucha por títulos.

Sólo me gustaría que el que viniera tuviera y mantuviera el orden en el vestuario, que fuera lo más sagrado posible, salvo profanos casilleros, o como se llamen, y que Florentino no meta sus narices en las decisiones técnicas de un vestuario.

Creo que nada de esto tendremos. Por favor, que vuelva Del Bosque (damnificado por el “florentinato”).