NEGRO SOBRE BLANCO

Caminos que se abren,
despejados entre los escondidos,
creyendo que vas solo,
pero guiado por la mano negra.

No hay más trabajo arduo
que perder al que encuentra,
o someter al libre,
en una existencia cruenta.

Se toma la labor,
quien ya la perdió y disfruta
haciendo perder,
lo que una vez poseyó.

Vestido de poder,
quien nunca lo tendrá,
pero que disfruta
enviando al barranco
a todo extraviado sin brújula.

Tiempo de negro sobre blanco,
de juego de ajedrez
con las piezas bien marcadas.

Boni (28/03/2018)