Dos pequeños partidos de la izquierda portuguesa presentaron dos proyectos de ley en contra de la Tauromaquia en el Parlamento portugués,  y una vez más, y esta es la tercera, tras el debate y votación, se estrellaron contra la sólida postura de los cuatro principales partidos tanto de la izquierda como de la derecha, que votaron en contra de tales iniciativas, sufriendo los grupos  que representan a los antitaurinos una estrepitosa nueva derrota.