"NOCHES NEGRAS Y NEBULOSAS"

Con el prisma de un vaso manchado de alcohol,
llegan los pensamientos,
que llenan el alma,
enfrascados durante una vida.

Es un gusto poder reflexionar,
aislado de lo que te rodea.
No existe música, conversaciones, rutinas,
de lo mismo de siempre.

Saboreas el ron y las reflexiones
pensando que eres un poco mejor
de lo que seguramente seas.

Fortificaciones detrás de una barra,
bajo el bienestar de una trinchera,
con el enemigo a tiro de piedra.

Marcan las horas y el alcohol
destila su poderío para difuminar
los pensamientos en meras
pulsiones repetitivas y vacías.

Tu último yo está a punto de ondear
la bandera blanca del señorío
para traspasar lo de siempre,
lo más bajo y vil de los instintos.

El saborear se convierte en
atragantos de querer, de destrozar vallas,
sin pasar por las aduanas
del razocinio y de la buenhomía.

Se acaban las enseñanzas,
del caballero y don juan español,
ese que nunca pude ser,
para pasar al Mr. Hyde de las noches
de niebla y oscuridad.

Ensoñaciones de noches sin fin,
que se pueden luego recoger,
en una insípida y cobarde lágrima,
de lo que se tiene que hacer y no fue.

Boni- 28 de mayo 2018